Educación = estabilidad, futuro y seguridad

 In Agencia prensa, EPM y Universidaes

La pasión por el Derecho se despertó en Juan Camilo desde que apenas era un niño. Su abuelo materno, Hernando Agudelo, abogado, se sentaba a leerle contratos y a estudiar con él diferentes temas de esta área. A punto de culminar su bachillerato y motivado por estudiar eso que tanto había soñado en el lugar que siempre había querido: la Universidad de Antioquia, Juan presentó el examen de admisión para Derecho y en octubre de 2018 a través de un correo electrónico, el cual lo dejó en “shock”, se dio cuenta de que su sueño se iba a hacer realidad.

Juan Camilo Agudelo Díaz, Milo, como le dicen de cariño, es fanático de Bon Jovi, fiel seguidor del escritor Dan Brown e hincha del Nacional.

Tiene 17 años y un sinfín de sueños por delante, entre los que se encuentran ser abogado y estudiar psicología. En mayo comenzó su primer semestre de Derecho en la Universidad de Antioquia, pregrado que cursará con el apoyo del Fondo Sapiencia EPM y Universidades.

“Siempre quise estudiar esta carrera porque considero que junto con Psicología, es la base para gran parte de las relaciones en la sociedad. Quería en la de Antioquia, primero porque es la mejor para Derecho y segundo porque ingresar es retador, solo pasan los que merecen entrar”, asegura Juan en el campus del que será su segundo hogar en los próximos años.

Ya con el puesto asegurado, se vio motivado a buscar alternativas para poder financiar su carrera y gracias a un vecino de su unidad residencial se enteró de la existencia del Fondo Sapiencia EPM y Universidades.

“Desde hace dos años, mi vecino había aplicado para el programa entonces siempre estaba pendiente de mí para que yo también me inscribiera. Cuando ya me iba a graduar del colegio, comencé a averiguar y vi que cumplía con los requisitos. Me fue muy bien en el Icfes entonces eso me ayudó para superar el puntaje de corte”, afirma.

Pasar a la de Antioquia y tener un soporte de estudio con el Fondo, es algo que llena de orgullo a sus padres, a quienes, asegura entre risas, los puso a “sufrir mucho” en bachillerato. No desconoce el poder de la educación y lo primero que se le viene a la mente cuando escucha este término es “estabilidad, futuro y seguridad”.

“Educarte te prepara para el mundo real. Estar en un aula con 30 personas te obliga sí o sí a socializar y eso te ayuda a desenvolverte. Para mí, lo más importante de ingresar a una universidad es el desarrollo que tiene una persona en la sociedad”, resalta Juan, mientras se prepara para ver jugar al “verde”.

Recommended Posts