En los corregimientos se reconocerá a emprendedores que desarrollen soluciones innovadoras a sus necesidades

 In Agencia prensa

Sapiencia en alianza con el ITM, a través del proyecto Arroba Medellín, desarrolla un proceso formativo que fomenta el emprendimiento en la ciudad y en sus corregimientos, como parte de la adaptación a las industrias digitales 4.0 y de la construcción del Valle del Software, desde la educación digital pertinente. 

La Conquista 20.21 -no es el nombre de un reality show– sino el de una propuesta educativa de la Alcaldía de Medellín, que comprende un diplomado en emprendimiento e innovación que les permite a unas 500 personas desarrollar aptitudes para aplicar en sus proyectos o nuevos negocios, con el fin de impactar sus territorios y encontrar nuevos motores de crecimiento económico y social.

Dos de los proyectos presentados

Jenny Alexandra Gutiérrez Bedoya es habitante de la vereda La Aldea, parte alta, en el corregimiento de San Sebastián de Palmitas y es una de las participantes de esta formación en emprendimiento y piensa que “esta es una gran oportunidad de aprendizaje y de intercambio intercultural, para innovar y emprender”.

Ella es egresada del programa de Planeación y Desarrollo Social del Colegio Mayor de Antioquia y dentro de este estudio trabaja en un proyecto de emprendimiento para producir empaques ecológicos a base del bagazo de la caña, puesto que es una mujer preocupada por el ambiente.

Este estudio lo hace en compañía de personas de los otros cuatro corregimientos de Medellín, donde todos forman grupos de trabajo de acuerdo con sus preferencias y presentarán una propuesta final a sus tutores para aplicar en sus territorios.  Jenny opina que: “todos tenemos algo en común y es el tema del mal manejo de los residuos sólidos y la prueba es clara, porque vamos al mercado y vemos la forma en que están empacados los productos o sentimos el problema que genera el relleno sanitario. Veo esa problemática colectiva y yo quiero enfocarme más por el mejoramiento ecológico. Con los demás compañeros estamos hablando para mejorar la propuesta, porque en el curso nos piden que no nos enfoquemos en un producto, sino en una necesidad y la estamos trabajando desde la gestión ambiental”.

 

Por su parte, Álvaro Moreno es estudiante de telecomunicaciones en el ITM, está en el meridiano de su carrera y vive en la centralidad del corregimiento Altavista, sector La Perla.  Con sus 26 años de edad considera que esta formación “es un valor agregado donde nos están brindando la oportunidad de abrir fronteras y de expandir nuestra mente para ver qué puede hacerse con lo poco que se tiene”.

Ve este aprendizaje de manera positiva dado que actualmente Altavista está mal categorizada -socialmente hablando- pero considera que haciendo el proyecto planteado por él -que advierte no es una novedad, porque Andrés Taborda, otro habitante de ese corregimiento ya lo está trabajando- puede ser positivo, pero se ha fallado en la parte del mercadeo y publicidad del mismo y por eso su propuesta apunta a reforzar este aspecto.

Es que afuera se habla y se juzga más de lo que realmente pasa por dentro; pero cuando la gente viene y ve este lugar lleno de verde por todos lados se enamora de él, porque en cierta manera es un sitio tranquilo para las personas que les gusta vivir en calma”, resalta Álvaro.

Su proyecto está enfocado a promover el turismo rural comunitario para que la gente conozca más de su territorio, pero para esto, se debe hacer un mejor mercadeo a lo que ya está hecho, o sea, al trabajo que Andrés, quien estudió turismo en el Sena y que ya tiene una empresa constituida con su esposa llamada Turistas del Patrimonio.

La ruta ya está trazada y ya hay ofertas planteadas, pero hay que reforzar el marketing para hacer más visible el territorio”, insiste Álvaro, al considerar que esta es una buena manera de ver reflejado en su corregimiento lo aprendido con esta formación ofrecida por la Alcaldía de Medellín.

Para Jenny, quien trabaja como profesional social en su corregimiento con el Plan de Acción Ambiental Local -PAAL- que maneja la Secretaría de Medio Ambiente, en un convenio con la Universidad de Antioquia, el principal reto está en “generar cambios en nuestros hábitos cotidianos al interior de nuestro hogar y de nuestro entorno, a través de una metodología vivencial, que considero es la técnica más apropiada, porque el ejemplo arrastra y el aprender haciendo es una herramienta que puede ayudarnos a transformar estos estilos de vida y a que la comunidad se empodere de esta situación”, concluye, mientras espera que la propuesta de su equipo de trabajo sea favorecida y beneficiada, para poder seguir avanzando en este proceso que les permitirá conocer otras experiencias y afianzar las propias.

Los criterios para calificar las propuestas

Son seis los retos que tendrán los participantes de esta formación académica, encaminada a crear emprendimientos que impacten positivamente en sus corregimientos.

El grupo de trabajo que presente la iniciativa más innovadora, con base en los criterios de originalidad de la solución, impacto positivo de la propuesta en la sociedad, sustentabilidad del modelo de negocio propuesto, viabilidad técnica de la propuesta y la calidad de la presentación, será beneficiario de una pasantía internacional durante una semana, con todos los gastos cubiertos, en una universidad tecnológica de México o Argentina en noviembre de 2021.

Con esta propuesta educativa, Sapiencia, a través de Arroba Medellín, le da viabilidad a la construcción del Valle del Software en la ciudad, mediante la consolidación del ecosistema de aprendizaje virtual con educación pertinente al contexto de industrias digitales 4.0, mejorando finalmente la calidad de vida de los medellinenses gracias a la educación.

Son acciones educativas que ofrece la Administración Municipal a sus habitantes de las zonas rurales, para brindarles mejores oportunidades a quienes habitan en estos territorios y para seguir construyendo, paso a paso, un mejor mañana para todos los medellinenses.

Recent Posts